empleoSegún los datos de la EPA, el paro bajó en 72.800 personas en el tercer trimestre del año respecto al trimestre anterior, un 1,2% menos, situándose el número total de desempleados en 5.904.700 personas. Además, la ocupación ha subido en 39.500 personas, hasta un total de 16.823.200. Nada menos que 15.200 de estos nuevos ocupados son autónomos, es decir, el 38,5% de la ocupación ha sido protagonizada por los trabajadores por cuenta propia.

Los autónomos empleadores han crecido en 20.300 personas, un 2,34% más que en el cierre de junio y los empresarios sin asalariados (o trabajadores independientes) también han aumentado en 4.500, lo que supone un crecimiento del 0,22% respecto al trimestre anterior.

El único colectivo que ha descendido en el trimestre ha sido la ayuda familiar, 14.700 personas, un descenso del 11,63%. Esta bajada ha sido consecuencia de la puesta en marcha de la tarifa plana para los jóvenes que entró en vigor con la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, por la que muchas personas han decidido acogerse a ella e incorporarse al negocio familiar cotizando como autónomos. Finalmente, los autónomos miembros de cooperativa aumentaron un 25,56%, es decir, 5.200 nuevos autónomos.

Cambio de tendencia

Para la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, (ATA), “los datos de la EPA reflejan una bajada del desempleo en 72.800 personas en relación al trimestre anterior, una subida de la ocupación en 39.500 personas y de los autónomos en 15.200, lo que sitúa la tasa de paro en el 25,98%. Por lo tanto, y con estos datos, se confirma el cambio de tendencia que habíamos anunciado”.

Para Lorenzo Amor, Presidente de ATA, “aunque la recuperación del empleo va a ser lenta, lo importante es que por primera vez en tres años se empieza a generar empleo, en un trimestre en el que a lo largo de la crisis los datos tradicionalmente han sido negativos. Mientras en el tercer trimestre de 2012 el número de empleos se redujo en 96.900, hoy los datos reflejan que hay 39.500 empleos más. Que haya más gente trabajando y que se reduzca en 13.400 el número de hogares que tiene a todos sus miembros en paro, son síntomas de que algo está empezando a cambiar”.

“Por ello, hay que seguir apostando por los autónomos como uno de los principales sectores con capacidad de generar empleo y riqueza”, apunta Lorenzo Amor.

Noticia procedente de capitalmadrid.com