Avión.jpgLa compañía, que comenzará a operar el próximo martes, contará con una flota inicial de dos ATR-72 y realizará 24 conexiones diarias, sobre todo entre el aeropuerto de Los Rodeos y el de Gran Canaria. En una segunda fase se contempla la posibilidad de que cubra trayectos entre las Islas y varios países africanos.

J.R. HERNÁNDEZ, S/C de Tfe.

El próximo martes echará a andar de manera oficial el tercer operador del grupo BinterCanarias, denominado Canarias Airlines (Canair), con un vuelo entre Gran Canaria y Fuerteventura, que despegará a las 15:15 horas y un trayecto entre Los Rodeos y el aeropuerto majorero, cuya salida está prevista para las 16:00 horas.

Canair, que en un primer momento centrará su actividad en las conexiones entre las dos capitales del Archipiélago, cuenta con una flota de dos ATR-72 modelo 500, de unos cuatro años de antigüedad y una capacidad de 72 plazas, procedentes de Binter, que han sido bautizados como “Gofio” y “Perenquén”, según avanzó a EL DÍA el vicepresidente de BinterCanarias, Rodolfo Núñez.

En cuanto a su plantilla, dispondrá inicialmente de algo más de medio centenar de empleados, de los que 22 son pilotos y 24 tripulantes de cabina de pasajeros todos ellos incorporados al nuevo proyecto desde la aerolínea matriz del grupo, mientras que el resto “es un pequeño equipo gestor con gran experiencia en el sector, entre los que destacan los directores general y financiero, que llegan desde otra compañía”, apostilló.

Sede social en Tenerife

La intención es ir ampliando el personal en la medida en la que vaya incrementando la flota y, según avanzó, “si los planes van bien, antes de final de año contaremos con otros dos aviones; será entonces cuando se amplíe el radio de acción de su operativa a todos los aeropuertos del Archipiélago, captando así una media de 45 vuelos de los 180 que realizamos al día”.

Con sede social en TenerifeCanair ocupará una planta del nuevo edificio de BinterCanarias en San Lázaro (La Laguna), que se encuentra en fase de construcción. A su vez, la mitad de su plantilla tendrá base en Los Rodeos y el resto en Gando. Igualmente, en lo que atañe a la flota Núñez resalta que “tendrá un reparto simétrico como el resto de los operadores de BinterCanarias.

El vicepresidente de la compañía explica que “el principal motivo del nacimiento de Canair es la necesidad de adaptar el grupo a las condiciones del mercado, que cada vez exige más calidad y flexibilidad y mejores precios”. A su juicio, “eso se traduce en que debes tener mejores costes”, un hecho que, según asevera, “era imposible de acometer con Binter, que tiene una estructura antigua, con convenios que lastran la propia vida de la empresa”.

Por contra, enfatiza que “Canair presenta una gran ventaja sobre la propia Binter y otras aerolíneas, vinculada a su alta productividad, su flexibilidad y, por extensión, su mejora de coste”. Tanto es así que, sostiene que “producir asientos con este operador nos posibilitará rebajar el coste medio de todo nuestro sistema”, en el que también se incluye Naysa, que, hoy por hoy, cubre el 70% de la programación.

En definitiva, “la intención es que las partes más rígidas pesen menos en el conjunto del grupo y, por tanto, que Canair vuele más y Binter menos, pero esto no supone que la segunda vaya a desaparecer”, puntualizó. Sobre las vías de comercialización de los billetes de Canair, aclaró que, “aunque en principio se barajó la idea de canalizarlo exclusivamente a través de la compra on line, esta opción está descartada y se usarán los mismos que para el resto, es decir, las agencias de viaje, la web de Binter, los call center y las oficinas de los aeropuertos”.

Calidad del servicio

A su vez, afirmó que “cuando el cliente vaya a reservar su billete no pedirá volar con Canair, sino que el operador le será asignado en función de la ruta, el día y el horario disponible como ahora ocurre con Binter y Naysa”. Apuntó que “en un primer momento no habrá elementos de diferenciación muy marcados en los vuelos operados por Canair”. Al respecto, señaló que “apenas se trata de dos pequeños guiños, relacionados con el uniforme de las azafatas y un detalle que se tendrá con los pasajeros de los primeros vuelos”.

Por último, Núñez reiteró que la misión central de Canair será garantizar y reforzar las conexiones interinsulares. No obstante, a medio plazo aspira a abrir nuevos mercados, sobre todo en África. En este apartado, los puntos que mejor posicionados están son Dakhla (antigua Villa Cisneros), Marrakech, Agadir y Casablanca.

Además, añade que “si en un futuro podemos incorporar otro tipo de flotas nuestros objetivos se ampliarían hasta países como Cabo Verde, Guinea Ecuatorial, Ghana, Senegal o Mauritania, en los que nuestros equipos comerciales ya han hecho algunos sondeos”.