Img0112200817323367990Cuanto tiempo lleva cerrado esta reserva importante y que muchos turistas quieren ver, así como nuestra propia gente, es de vergüenza después de tanto tiempo como es posible que aun no se pongan de acuerdo para que los visitantes puedan disfrutar de este paisaje, el todo es seguir mareando la perdiz, sin llegar a dar soluciones, se tiran la pelota unos a otros.  !Señores!  tengan seriedad y hagan la labor que sea necesaria para poder disfrutar de este espacio natural.
Desde que en agosto de 2009 falleciera una turista por un desprendimiento, el segundo enclave más visitado de la Isla (después del Parque Nacional) no ha podido ser reabierto porque los técnicos del Cabildo y del Ayuntamiento de Adeje no rubrican el informe oportuno ya que consideran que el riesgo persiste.

J.A. MEDINA, Tenerife

El barranco del Infierno era el segundo enclave de la Isla que registraba el mayor número de visitantes, después del Parque Nacional. Pero en agosto de 2009 se produjo el fallecimiento de una turista alemana que caminaba por la zona cuando se produjo un desprendimiento y una piedra impactó en su cabeza. Desde entonces, esta reserva natural especial permanece cerrada a pesar de que el Cabildo de Tenerife, que dice tener “especial interés en ello”, y el Ayuntamiento intentan su reapertura.

Para que ello sea posible solo falta que los técnicos de ambas administraciones, especialmente de la insular como responsable de la reserva, firmen el informe favorable. La causa, según indicaron las fuentes consultadas, es que no tienen garantías de que no exista riesgo de accidente.

Consecuentemente, desde la Corporación adejera se manifiesta que la apertura del barranco del Infierno “ha de ser una decisión política”, para lo que será necesario que tanto la consejera insular de Medio Ambiente, Ana Lupe Mora, como la concejal, “se sienten a definir en qué condiciones se puede hacer esa reapertura”. Las mismas fuentes municipales autorizadas pusieron de manifiesto que “en Adeje hay buena disposición a lograr un acuerdo”.

Otra de las razones que se barajan para justificar esta demora es “el cambio de gobierno producido por las elecciones”, si bien se incide en que lo fundamental es “la actitud precavida que mantienen los técnicos”, a pesar de que se llevaron a cabo obras para mejorar la seguridad en el barranco.

En 2009 el Cabildo afrontó la mejora del camino principal con una inversión cifrada en 360.000 euros, llegando a ser necesario transportar el material en helicóptero. A pesar de esos trabajos, tras la lluvia caída a mediados de 2010 se produjeron inconvenientes importantes en varios puntos del camino.

Los técnicos del Cabildo plantearon que la apertura del barranco se realizara condicionada a que los visitantes fueran informados formalmente de la existencia de riesgo y que fueran provistos de casco, algo que no bastó para que los municipales dieron el visto bueno. La clave de este rechazo está en que podría haber responsabilidad penal en caso de que se produjera otro accidente mortal.

Pese a todo, hay senderistas que acceden al barranco del Infierno furtivamente. De hecho, hace cuatro meses que en el interior de la reserva natural especial desapareció uno de ellos, siendo localizado en buen estado de salud.

Con 1.843,1 hectáreas, alberga barrancos profundos, separados por estrechas lomas y distintas formaciones geológicas de interés como los roques del Conde o de Ahiyo o de Ichasagua, el de Imoque y el de Abinque. Limita con el parque natural de la Corona Forestal (Norte) y con el paisaje protegido de Ifonche (Noreste), perteneciendo todos ellos a la Red de Espacios Naturales Protegidos de Canarias.