El próximo 1 de septiembre entra en vigor la subida del IVA que el Gobierno aprobó en julio. El tipo general se elevará 3 puntos, del 18 al 21%. Pero además, ese mismo día, se hace efectivo el repunte en el tipo de retención del IRPF del 15% al 21% para los rendimientos de actividades profesionales. ¿Cómo afectarán todas estas medidas?

Las distintas organizaciones de autónomos ya han puesto el grito en el cielo. Temen que estas medidas empeoren todavía más la situación de este colectivo y, según datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) el coste medio por autónomo de la subida del IVA, “que muchos de ellos asumirán para no trasladarla al consumidor”, y de las retenciones será de 1.100 euros anuales.

¿Cómo serán ambas subidas para autónomos y profesionales?

– Subida de IVA del 18% al 21%.

Aunque será una medida que afecte a todos los autónomos, los pequeños comercios, serán uno de los principales perjudicados, ya que muchos optarán por no repercutir la subida de IVA en sus precios para mantener las ventas. Pero, además, se les incrementa el recargo de equivalencia al que hacen frente por vender al consumidor final del 4% al 5,2% o del 1 al 1,4 en tipo reducido, según la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae).

– Aumento de la retención a cuenta del IRPF del 15% al 21%.

El Gobierno aumentará de forma temporal del 15% al 21% a partir del 1 de septiembre la retención en el IRPF por rendimientos de actividades profesionales y el ingreso a cuenta por rentas del trabajo derivados de impartir cursos, seminarios o conferencias.

– Más cambios en las retenciones en 2014.

A partir del 1 de enero de 2014 la retención en el IRPF por rendimientos de actividades profesionales se situará en el 19%.

– Adelantar el pago del IVA a Hacienda.

ATA calcula que desde enero los autónomos de este país han adelantado al erario 392 millones de euros de IVA en facturas no abonadas y algunas que nunca se cobrarán. “Tener que adelantar el IVA de facturas no abonadas es una pesadilla más para los autónomos que se añade a la falta de liquidez para mantener los negocios y al alargamiento de los plazos de cobro con las administraciones públicas que de media superan los 161 días”, afirma Lorenzo Amor, presidente del organismo.

– Aumento de la base máxima de cotización.

Otra medida a la que tendrán que hacer frente los autónomos es aquella por la que la base máxima de cotización aumentará un 5% y la mínima un 1%, en 2013.

La Federación de Organizaciones de Profesionales, Autónomos y Emprendedores (OPA) indica que el tope de máxima en las bases de cotización pasará de 3.262,5 euros al mes a 3.425,6 euros mensuales. De igual manera, la base mínima de cotización sube un 1% y pasará de 850,2 euros mensuales a 858,7 euros.

Un profesional por cuenta propia pagará mensualmente a la Seguridad Social el 26,5% de su cotización, como mínimo 227.56 euros, 2,26 euros más al mes y 27,12 más al año.

Para OPA el aumento de bases de cotización es “un incentivo más a la falta de liquidez de los autónomos, que es el principal problema del colectivo sumado a la morosidad”.

Este organismo considera, además, que la subida del IVA constituye “otra vuelta a la cuerda atada al cuello de los autónomos”, que “ahogará a la mayoría” de ellos.

“Esta medida acarrea nefastas consecuencias, dado que aumentará la morosidad, desincentivará el consumo y, por ende, provocará una falta de liquidez para el autónomo, que vive día a día de su trabajo”.