Ocupa el quinto lugar entre los países con mayor incremento de autónomos, con Alemania en primer lugar

José S. Mendoza.– La necesidad de buscarse la vida se sobrepone a las trabas que pone la administración y el espiritudsistema. España cierra el tercer trimestre de 2012 como quinto país de Europa que más autónomos crea. De diciembre de 2011 a septiembre de 2012, España ganó concretamente 106.200 autónomos, lo que supuso un crecimiento del 3,7%, frente al 1,3% registrado, de media, en Europa, según datos de Eurostat, a 30 de septiembre de 2012, valorados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA. En los nueve primeros meses de 2012 Europa ha sumado 433.400 emprendedores. En un continente en crisis, los profesionales emprenden. Qué remedio.

Un aumento significativo que destaca aún más si consideramos que España, en los nueve primeros meses del pasado año, fue el país europeo que lideró la pérdida de trabajadores por cuenta propia, con una pérdida de 101.200 autónomos.

“Es importante resaltar que se mantiene la línea de crecimiento experimentado en el primer semestre del año tanto en autónomos empleadores como sin asalariados”, destaca Lorenzo Amor, presidente de ATA. “Los datos que muestra Eurostat reflejan los datos de la EPA y no los de Seguridad Social, donde en nuestro país crecen durante los últimos meses los trabajadores por cuenta propia, a pesar de que los datos de afiliación a la Seguridad Social siguen siendo negativos, hecho que se explica porque aquellos autónomos en los que la diferencia entre los ingresos y los gatos refleja un rendimiento neto inferior al Salario Mínimo Interprofesional no están obligados a cotizar y a darse de alta en la Seguridad Social, aunque sí que tributan a Hacienda.

Esta circunstancia se dará con toda probabilidad el próximo 24 de enero cuando conozcamos los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), que volverán a mostrar un crecimiento de trabajadores por cuenta propia frente a descenso que refleja la Seguridad Social”

El mayor incremento europeo de autónomos lo ha registrado Alemania con un aumento de 145.400 emprendedores. Con un crecimiento de autónomos superior al registrado en España también se encuentran Rumanía (123.800 autónomos), Italia (116.500 autónomos) y Reino Unido (109.100 autónomos). España, por lo tanto, se sitúa como quinto país de Europa en crecimiento de autónomos, y concentra a uno de cada cuatro – 24,5% – de los nuevos autónomos europeos.

Países con crecimientos en cuanto al número de autónomos inferiores a España también fueron: Portugal (+19.900 autónomos), Bulgaria (+15.400 autónomos), Suecia (+13.700), Holanda (+11.600 autónomos), Estonia (+8.400 autónomos), Hungría (+6.100 autónomos), Dinamarca (+4.500 autónomos), Finlandia (+2.300 autónomos), Luxemburgo (+600 autónomos), Malta (+200 autónomos) y Lituania (+100 autónomos). Austria, por su parte, mantiene el número de autónomos intacto.

Más luces que sombras

Únicamente 10 de los países que forman la UE-27 registraron hasta septiembre de 2012 pérdida en cuento al número de autónomos. Las mayores pérdidas de autónomos las registraron Polonia (-94.800 autónomos), Francia (-55.500 autónomos), Grecia (-52.100 autónomos), Bélgica (-11.300 autónomos), Eslovaquia (-10.100 autónomos), Letonia (-8.100 autónomos), Eslovenia (-6.400 autónomos) e Irlanda, con 6.100 autónomos menos. Con una pérdida que no supera los 5.000 autónomos están Chipre (-3.100 autónomos) y la República Checa (-2.900 autónomos).

Al estudiar el comportamiento de los autónomos empleadores en la Unión Europea, se comprueba que mientras los autónomos empleadores crecen un +0,8%, los no empleadores registran un crecimiento del +1,6%.

El comportamiento registrado en España sigue la misma tendencia que en el resto de la UE, con un crecimiento de ambos colectivos: un +3,4% los autónomos empleadores y un +3,9% los que no tienen trabajadores a su cargo.

Por países, únicamente 12 de los países que conforman la UE-27 ven aumentar el número de autónomos que tienen, al menos, un trabajador a su cargo, situándose España como el tercer país europeo, únicamente superado por Italia (+92.200 autónomos empleadores) y Alemania (+71.900) en cuanto al número de nuevos autónomos con trabajadores. Registrando, por lo tanto, un crecimiento (+3,4%) cuatro veces superior al registrado, de media, en Europa.

En relación a los trabajadores autónomos que no disponen de empleados, en España aumentaron en los nueve primeros meses de 2012 un +3,1% (75.800 autónomos no empleadores más), crecimiento también tres veces superior a la media de la UE-27, donde este colectivo aumentó un +1,6%. España, de nuevo, lidera junto a Rumania (+122.200 autónomos no empleadores) y Reino Unido (+120.500).

Al segregar los datos de autónomos en Europa entre empleadores y no empleadores, el análisis realizado por ATA muestra como el peso de los autónomos que no tienen trabajadores a su cargo es muy superior al que tiene, al menos, un empleado: siete de cada diez autónomos (el 71,6%), son autónomos que trabajan solos, sin trabajadores, frente a únicamente el 28,4% que tiene algún trabajador a su cargo.

En todos los países de la UE analizados, el peso de los autónomos sin empleadores es mayor que el que sí tiene trabajadores. España se sitúa con un porcentaje ligeramente inferior a la media europea, con el 68,3% de autónomos no empleadores frente al 31,7% de los que sí tienen trabajadores a su cargo.

Los países con mayor porcentaje de autónomos no empleadores sobre el total de autónomos son: Rumania (94,3% no empleadores, 5,7% empleadores), Reino Unido (82,6% no empleadores; 17,4% empleadores), República Checa (81,1% no empleadores, 18,9% empleadores), y Lituania (78,9% no empleadores, 21,1% empleadores).

En el sentido opuesto, los países donde los autónomos empleadores tienen mayor peso (sin superar al de los no empleadores) son: Hungría (46,6% de autónomos empleadores), Austria (43,5%), Alemania (42,7%), Estonia (42,4%) y Dinamarca (+40,4%).

Una gran porción del pastel productivo

Del total de población ocupada a 30 de septiembre de 2012 en los 27 países de referencia, el 15,2% son trabajadores por cuenta propia. España se sitúa por encima de esa media, donde los autónomos representan el 17% del total de población ocupada: de los 17.320.300 trabajadores con los que cuenta España al cierre de septiembre de 2012, 2.944.900 son autónomos. Es decir, uno de cada seis de los españoles ocupados en nuestro país, es autónomo.

Superando la media europea se situaron también Grecia, donde los autónomos representan el 31,9% de su población ocupada, Italia (23,3%), Portugal (21,1%), Rumania (20,4%), Polonia (18,8%), República Checa (17,7% del total de la población ocupada) y Eslovaquia (15,5%) situándose el resto de los países por debajo de la media europea.

La menor proporción de trabajadores autónomos respecto al total de población ocupada la registran Estonia (8,4%), Dinamarca (9% del total de la población ocupada), Luxemburgo (9,1%) Y Lituania con un 9,6%. En ninguno de estos países los autónomos alcanzan el 10% del total de la población ocupada.