playaGobierno canario y hoteleros de las Islas coinciden en que 2013 será un año con múltiples dificultades para la actividad que sostiene cerca del 30% del PIB regional. De entrada, la temporada de Semana Santa -que está al caer- y el verano ya se presentan complicadas y desde ambos lados prevén un retroceso en el número de turistas.

¿Qué influye en este panorama? El problema más acuciante es la posibilidad de que los pilotos de Iberia extiendan la huelga prevista entre el 18 y el 22 de marzo a la Semana Santa . “¿Quién compra un billete para un destino en el que piensa que corre el peligro de quedar atrapado?”, se pregunta con cierta inquietud el gerente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), Juan Pablo González.

El paro de Iberia se distribuyó en tres tandas -del 18 al 22 de febrero; del lunes al viernes pasados, y la semana previa a la Semana Santa- en protesta por el ERE presentado por la empresa y con el que más de 3.800 empleados podrían quedar en la calle.

González no juzga los motivos de la huelga -que encuentra legítima- y asegura que entiende las dificultades de la empresa -que cada día de paro pierde cerca de tres millones-, pero afirma que la situación es un problema grave para el turismo de las Islas porque las vacaciones de Semana Santa se compran justo estos días, por lo que muchos se pensarán “muy mucho” elegir un destino en el que pueden quedar atrapados.

Además, aunque los vuelos entre Canarias y la Península están cubiertos al 100% por los servicios mínimos, los retrasos en el Archipiélago son inevitables. Eso sin mencionar que parte de los visitantes extranjeros que llegan a Canarias lo hacen a través de Madrid, destino en el que cada semana de huelga se produjeron miles de cancelaciones.

El viceconsejero de Turismo, Ricardo Fernández de la Puente, admite que la situación de Iberia genera “incertidumbre” y no ve “claro” cómo terminará. “Lo deseable es que se aclare cuanto antes y que Canarias mantenga un número importante de conexiones y servicios”, apunta. “Habrá que esperar a ver cómo termina el conflicto”.

La eventual desaparición de Orizonia es otro dolor de cabeza. Hay diez millones de euros en deudas que no es seguro que se puedan cobrar y cerca de 240 posibles despidos. Entre esas sociedades destaca Orbest, una línea área que transportó en 2012 cerca de 360.000 visitantes a Canarias a lo que se suma la quiebra de Spanair hace un año, que marcó el inicio del encarecimiento de los billetes.

Por si fuera poco, la crisis no remite, lo que explica que el mercado nacional acumule ya tres años de caídas en el número de visitantes sin que se prevea un cambio de tendencia.

Noticia procedente del Dia.es