aguanteEl Gobierno quiere “adecuar las cotizaciones” a los ingresos reales de los autónomos. La reforma, que todavía está en proceso de negociación, obligará a los empresarios a realizar sus aportaciones a la Seguridad Social dependiendo de sus ganancias.

Los trabajadores autónomos cotizan a través del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) desde el primer día del mes en que inician su actividad. Las cantidades a ingresar a la Seguridad Social, llamadas cuotas, se calculan aplicando el tipo a la base de cotización. Hasta ahora, los propios autónomos elijen la base de cotización por la que quieren cotizar en este régimen, que va desde una base mínima de 858,60 euros mensuales (menos de 10.000 euros al año) a una máxima de 3.425,70 euros mensuales.

En la actualidad, el 82,5% de los autónomos cotizan por la base mínima, que supone una aportación a las arcas de la Seguridad Social de unos 260 euros al mes. Ante la elevada factura fiscal que tiene que asumir este colectivo, no es de extrañar que un 67% decida pagar el mínimo durante toda la vida, a pesar de que eso implica que en el futuro recibirán una pensión muy baja.

Para el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, esta situación es “una realidad claramente preocupante” que hay que solucionar. En esta idea coinciden tanto Burgos como Lorenzo Amor, el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA).

Burgos insistió el pasado lunes, al término de la reunión de la Junta directiva de ATA, que el Gobierno debe actuar tanto desde el punto de vista de las “obligaciones legales” definidas cada año en los Presupuestos Generales, como del de la “pedagogía y el convencimiento de que es bueno incrementar las aportaciones porque el sistema responderá bien y garantizará prestaciones mayores en el futuro”.

Para conseguirlo, el Ejecutivo está negociando con las organizaciones del sector la forma de adecuar a cada autónomo con su base reguladora, ha confirmado Lorenzo Amor a Libre Mercado. “No se trata de una subida generalizada de las cotizaciones de los autónomos como se está especulando”, asegura. Lo que se va a hacer es, “por un lado, evitar que los que tienen unos ingresos por debajo de los 858 euros al mes paguen casi 300 en cotizaciones y, por otro, conseguir que los autónomos que ganen más paguen más”.

Lorenzo Amor ha asegurado en que “uno de cada cuatro autónomos, un total de 750.000, tiene unos rendimientos netos de menos de 10.000 euros al año”. Aunque el presidente de ATA ha insistido en que la idea “no es que todos los autónomos vayan a tener que cotizar más”, hay que tener en cuenta que en España hay 3 millones de autónomos afiliados a la Seguridad Social, de modo que una buena parte sí va a verse obligado a aportar más a la Seguridad Social.

Lorenzo Amor asegura que todavía no tienen la fórmula que cambiará este sistema de cotizaciones, “pero hay que solucionarlo”. El presidente de ATA explica que desde que produjo hace cuatro años la incorporación en el RETA de los trabajadores del régimen agrario por cuenta propia, “nuestro sistema es deficitario, hay un desequilibro entre prestaciones y cotizaciones que hay que adecuar”.

Noticia procedente de libremercado.com